Ezequiel Marín: “A pesar de haber estudiado otra carrera que sí es considerada universitaria, mi orgullo es ser músico, en general, y saxofonista, en particular.”

Ezequiel Marín es de Cieza y toca el saxofón. Obtiene el Título Superior de Música en el Conservatorio Superior de Murcia y de Máster en el Conservatorio Superior de Alicante y en la Escola Superior de Música de Catalunya.

En 2017 estrena en España la obra Cyber bird Concerto del compositor japonés Takashi Yoshimatsu, y se encuentra investigando sobre la música japonesa para saxofón dentro de los estudios del programa de Doctorado de la Universidad Politécnica de Valencia.

Ha colaborado con diferentes agrupaciones de la Región de Murcia y Comunidad Valenciana. Ha dirigido diversas agrupaciones y ha sido, durante 5 años, director musical de la Agrupación Musical “NTP Band” de Abarán. Además, ha obtenido diversos premios con la Sociedad Musical de Cehegín y con la Agrupación Musical de Blanca, de la cual es miembro y profesor de saxofón.

Actualmente ocupa la Cátedra de saxofón en el Conservatorio Superior de Música “Rafael Orozco” de Córdoba.

¿A qué edad y cómo comenzó tu formación musical? ¿Qué momentos destacarías especialmente de ella? ¿Hubo algún referente?

Mi formación musical comenzó a los 7 años en la antigua Escuela Municipal de Música de Cieza de la calle Cadenas. Antes, sin embargo, ya había tenido mi primer acercamiento al saxofón a través de mi padre, Antonio Marín. 

Destacaría muchos momentos: mi primera clase de saxofón con Pascual Marín, en la cual no conseguía emitir ni un sonido y en la que salí totalmente derrumbado del aula; mi ingreso en el Conservatorio Profesional de Música de Cieza, que se inició justo el año que yo hice prueba de acceso; la finalización de mis estudios superiores; el estreno de Cyber Bird Concerto de Yoshimatsu a nivel nacional en el ADDA de Alicante; así como dar clase con el saxofonista Claude Delange.

Mi referente principal siempre ha sido mi familia, que me ha guiado y ayudado a estar donde estoy hoy, así como mis íntimos amigos y compañeros que me han acompañado en diferentes etapas de mi vida. 

Para un músico profesional es importantísimo el apoyo, el aliento que le dan esas personas. En este caso mis padres (Ana y Antonio), abuelas, tíos, amigos y, por supuesto, mi pareja, Esther.

¿Te gustaría poder desempeñar tu profesión en Cieza? ¿Crees que sería posible? ¿qué tendría que cambiar?

Me encantaría desempeñar mi profesión en Cieza, ejerciendo como profesor de saxofón en el Conservatorio. Creo que podría cerrar el círculo de esa forma con el municipio. De hecho, creo que en el futuro sí puede ser posible. 

El cambio que tiene que ocurrir, no por mí sino por la calidad de la institución educativa, es que pudiera regularizarse como un centro dependiente de la Comunidad Autónoma y no del ayuntamiento. 

Así no supondría un gasto excesivo para el Ayuntamiento de Cieza y se regularía la situación del profesorado, que actualmente no tiene unas condiciones adecuadas. 

La cantidad de músicos ciezanos repartidos por todo el territorio nacional e internacional en Conservatorios, Orquestas, etc. es elevado. ¿Por qué crees que no se valora en la localidad?

Creo que hay una valoración muy importante de la música, pero como espectáculo. Es decir, no realmente no se valora como el importante bien cultural que es. 

Creo que la regularización de la música en Cieza debería pasar por una gestión del Ayuntamiento en la que se fomenten los ciclos de conciertos de cámara, sinfónicos y de solistas, en el que tengan cabida músicos nacidos o formados en Cieza y, además, de músicos de renombre de otros lugares de España o del resto del mundo.

¿Cuál crees que podría ser tu aportación a Cieza desde el punto de vista de tu formación musical?

Mi aportación a Cieza creo que puede ser la que actualmente estoy desempeñando en los últimos años. 

Por una parte la de ofrecer conciertos como solista o con algún grupo de cámara, algo que he intentado realizar en diferentes espacios (Teatro Capitol, Conservatorio Profesional) desde que terminé mis estudios superiores en 2014.

Por otra parte como docente, realizando masterclasses (durante la pandemia estaba prevista que realizase una en el Conservatorio Profesional que ha tenido que ser aplazada) y, quizás en el futuro, ejerciendo como profesor en el centro.

¿Qué ocupación profesional desempeñas actualmente? ¿Cuánto tiempo dedicas a tu formación y/o estudio semanalmente? ¿Qué problemática observas?

Actualmente ocupo la Cátedra de saxofón en el Conservatorio Superior de Música “Rafael Orozco” de Córdoba y soy miembro de la Agrupación Musical de Blanca, donde también ejerzo como profesor. 

La profesión de docente tiene dedicación completa, prácticamente. Al día, entre preparación de clases y estudio personal dedicaré unas 4 o 5 horas al instrumento. 

La principal problemática que observo es la falta de espacios de estudio tanto para docentes como para el alumnado de las enseñanzas profesionales y superiores de música. Es algo que he comprobado como estudiante en Murcia y como profesor en Andalucía.

Además de las situaciones comprometidas en las que nos vemos los intérpretes para poder estudiar en nuestras propias casas, por el temor de ser denunciados.

La competitividad es un ‘leitmotiv’ en nuestra carrera, ¿has sido consciente de ella?, ¿cómo lo has experimentado? ¿cómo crees que puede afectar emocionalmente, sobre todo en la niñez? 

Sí, en las pruebas de acceso a conservatorios, en concursos, certámenes, festivales… Son situaciones con mucha carga emocional, que afectan verdaderamente al músico, haciéndolo dudar de su capacidad incluso.

Creo que es fundamental una preparación para dichas situaciones en las enseñanzas artísticas, sin duda.

¿Qué opinas sobre la devaluación que sufre nuestra profesión? ¿Qué explicarías a alguien que no ve la música como una carrera? ¿Has vivido alguna situación embarazosa por ello?

La devaluación de la profesión viene de lejos. Está supeditada a que nuestras enseñanzas superiores ni siquiera son consideradas universitarias. 

Y la verdad, no tiene sentido alguno que no pueda considerarse como tal, cuando nuestra formación es la más extensa y requiere de una disciplina fuera de lo común.

Sí, siempre he estado habituado a responder a la pregunta de “¿Y qué más has estudiado?” y he tenido el valor de decir que, a pesar de haber hecho otra carrera, en este caso sí considerada universitaria, siempre he tenido el orgullo de ser  músico en general, y saxofonista profesional en particular.

¿Has pensado alguna vez en tirar la toalla, y dedicarte a otra cosa?

No, aunque hay momentos difíciles en los que te planteas por qué te encuentras con situaciones que parece ir contra tu deseo de dedicarte a esta preciosa profesión. 

Sin embargo el trabajo, la constancia, así como el amor y la ilusión vencen a todos esos malos momentos.

¿Qué le dirías a alguien que quiere iniciarse en este mundo de la música de una manera profesional? ¿Qué debería saber?

Es una pregunta bastante difícil. Le diría que tiene que creer en sí mismo, pero a la vez ser capaz de reconocer sus errores, sus malas decisiones; formarse, buscar nuevas experiencias y rodearse de gente que lo apoye y lo ayude cuando flaquée; que no tenga miedo a equivocarse y que explore nuevos límites, sea cual sea su profesión dentro de nuestro mundo; así como que disfrute, porque la música no se hizo para únicamente entenderla, sino para sentirla.

Por último, ¿qué proyectos musicales tienes planeados para un futuro próximo?

Por una parte, tengo previsto seguir preparando oposiciones de saxofón de cara a los procesos selectivos que se irán convocando en los próximos meses. 

Por otro lado, seguir trabajando y sumando repertorio de diferentes estilos compositivos. 

Tengo previsto realizar un concierto Barroco, reeditando el que llevé a cabo en Blanca junto a unas compañeras el pasado 7 de marzo; realizar un recital en el Museo de la Fundación Pedro Cano de Blanca  en los próximos meses; así como realizar grabaciones e interpretación en directo de las obras: “El jardín del amor” de Jacob TV; “Hard” de Christian Lauba; así como de “Sonate” de J. Rueff, entre otras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: