Ricardo Raúl Climent: “Quizás no se valore el trabajo de artistas, maestros: hay que proteger nuestra vocación por la influencia que tenemos en las generaciones futuras”

Ricardo Raúl Climent Sánchez es ciezano y profesor de violín. Comenzó su formación a la edad de 9 años, obteniendo los títulos superiores de violín y música de cámara bajo la tutela de Margherita Marseglia.

Ha actuado como solista en diversas agrupaciones y ha colaborado con il Concerto Accademico, con el que ha grabado 5 CDs, y la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia. También ha colaborado con la coral Ars Nova, con la que ha obtenido importantes premios y reconocimientos.

En 2006 se traslada a Alemania donde colabora con la MDR-Sinfonieorchester y se especializa en la enseñanza del Método Suzuki. Funda el primer centro oficial de Suzuki de Sajonia, donde, actualmente, enseña desde la enseñanza infantil más temprana (a partir de los 2 años) hasta adultos y niveles superiores.

¿A qué edad y cómo comenzó tu formación musical? ¿Qué momentos destacarías especialmente de ella? ¿Hubo algún referente?

Empecé oficialmente en la escuela de música municipal a los ocho años (con el violín, un año más tarde), pero unos meses antes recibí mis primeras clases en casa de mi tío Antonio. Mi abuela y mis otros tíos siempre comentaban lo bien que llegó a tocar, las giras y conciertos que daba. Con él di mis primeros pasos en la lectura de notas. Un día recibí su violín (quizás tendría yo ocho años) y lo llevé más tarde con orgullo y respeto al primer día de clase.

Tengo muchísimos recuerdos: las clases de teoría (me encantaba hacer dictados y solfear); mi primer violín propio, regalo de mi tía Paca (el de mi tío era algo grande en aquel momento); la orquesta de cuerda que se formó en la escuela; estar en las clases de mis compañeros de instrumento; las audiciones… el despacho del director ;-D

Sobre el referente, antes de ir a la escuela de música, el guitarrista de la misa de los domingos, por sus canciones y energía; una cinta de casete que me encontré rota en la calle y que conseguí reparar – era la sinfonía del nuevo mundo de Dvorak con Karajan de director; mi tío Antonio, por ayudarme en mis primeros pasos. Y ya en la escuela, María José Herrera, mi profesora de violín, por su cariño, por dedicar su tiempo a motivarme, pero sobre todo por su paciencia; también por un regalo que me hizo: otras tres cintas con los conciertos para violín 3, 4 y 5 de Mozart por Zimmermann, los conciertos para violín de Mendelssohn y Tchaikovsky por Milstein, y las sinfonías 5 y 6 de Beethoven por Karajan. Las escuchaba todas las noches.

¿Qué evento o proyecto musical de Cieza te ha marcado más en tu trayectoria hasta el momento y recuerdas con más cariño?

Hubo muchos que se complementaban con mis estudios: las audiciones, la orquesta de cuerda de la escuela, mi primer cuarteto, las procesiones de Semana Santa por Cieza y Abarán… Aunque el más constante fue la coral Ars Nova, por la cantidad de tiempo invertido en ensayos, actuaciones, viajes; además del buen ambiente entre compañeros y la personalidad, viveza y voluntad perseverante de Antonio, su director, y Manuel Hernández Silva. Fue excepcional conseguir unir a tantas personas para este fin.

¿Crees que la música está lo suficientemente valorada en nuestra sociedad en general y en Cieza en particular?

Es posible que la cultura y la educación no estén valoradas tanto como a los artistas y docentes nos gustaría, pero también creo que sólo falta un impulso en la buena dirección para movernos de nuevo y mostrar el potencial que tenemos. Vivo desde hace años fuera de España, pero intento mantener el contacto con mis antiguos compañeros y profesores. Sé que a ellos también les preocupa cómo poder adaptarse y ser más eficaces didácticamente. Tenemos grandes profesionales, tanto en las escuelas de primaria y secundaria, como en los dos institutos y el conservatorio. Por otro lado, sigue habiendo mucha gente amateur que quiere dedicar su tiempo a mantener muy viva nuestra cultura. Somos un pueblo relativamente pequeño. Si conseguimos unir estos dos mundos, el profesional y el amateur, al menos como antes, conseguiríamos importantes metas.

¿Cómo convencerías a un vecino para que asista a un concierto?

No utilizaría la palabra convencer, sino acompañar, mostrar, disfrutar y sorprendernos juntos con ilusión; y para esto se necesita tiempo, tranquilidad y también predicar con el ejemplo. Lo principal en la cultura es el interés y para desarrollarlo deberíamos vivir un poco más despacio y quizás con menos necesidades materiales.

¿Cuál es el mayor valor musical que tenemos en Cieza?

Tenemos muchos: la banda, la coral, la orquesta del conservatorio, Coros y Danzas, las procesiones (vinculadas a la banda y a nuestros compositores ciezanos) y por supuesto, nuestro propio conservatorio (logro importantísimo, porque en mi época, continuar los estudios de música suponía conseguir plaza en Murcia o en otra comunidad), varios auditorios, el Teatro Capitol… ¿existe aún la Tuna? Aunque si muchos hemos llegado lejos, también y sobre todo merecen especial reconocimiento los profesores y personas que han estado ahí para nosotros. Seguramente ellos no disponían de tantos títulos, diplomas o grandes curriculums, pero sí energías para alcanzar unas metas claras enfocadas a mejorar nuestro pueblo. Han sido profesores que dieron gran parte de su vida a impulsar la nuestra a través de su tesón, constancia, compromiso, preocupación. Personas más bien anónimas, porque el contacto con las generaciones que formaron se resume en un saludo despreocupado mientras nos los cruzamos por la calle. Una educación basada en el respeto, en la honestidad, en el cariño, en la empatía, en la cercanía; no porque todo esto estuviera escrito en temarios, sino porque estas personas así lo eran. Ese fue el tesoro que recibimos.

Podríamos hablar de Cieza y de su historia, a través de la música: los Jaguars, la Banda Municipal, Coral Magna Fábula, la Orquesta de Violines de San Juan, concursos de composición y giras nacionales de la Ars Nova, la Joven Orquesta de Cieza …Muchos de ellos no continúan, ¿crees que hace falta más apoyo a este tipo de proyectos?

Parece ser que sí.

¿Cómo lo harías?

Posiblemente un buen comienzo sería buscar a las personas que crearon o participaron en aquellos mundos, sentarnos junto a ellos y dialogar con honestidad y respeto. Por mucho que las nuevas generaciones pensemos que sabemos hacerlo mejor, son las aportaciones de nuestras anteriores las que nos han hecho llegar a donde estamos. Por lo tanto, la unión intergeneracional es un pilar esencial para volver a construir en sólido.

¿Con cuál de ellas tuviste alguna experiencia, o cuál la recuerdas con cariño?

Participé en la orquesta de cuerda de la escuela municipal de música, también durante muchos años en las procesiones de nuestra Semana Santa y activamente en la coral Ars Nova. Precisamente de esta última digitalicé hace cinco años una gran cantidad de cintas que me prestaron Toni Salmerón y Manolo García (miembros de la coral) y ahora, gracias al material original cedido hace unos meses por Paco Saorín, me encuentro ultimando una nueva presentación de mayor calidad con VHS, Hi-8 y MiniDisc. Aprovecho para invitar a otras personas que tengan material relacionado (grabaciones, fotos, programas, partituras) a que se pongan en contacto conmigo. El objetivo es crear un referente para las generaciones futuras (recopilación en digital e incluso la edición de un libro) y revivir las experiencias de todos los que participamos en ella.

¿Consideras que está suficientemente valorada la música en Cieza?

Quizás no se valore el trabajo de tantas personas (artistas, maestros, gente amateur) de forma adecuada. Los pedagogos formamos un tejido elemental en la sociedad y es más que probable que haya que proteger más nuestra vocación, sobre todo por la influencia que tenemos en las generaciones futuras.

¿Notaste alguna carencia en tu formación musical?

Las personas necesitan desarrollarse y para esto es básico que en un determinado momento puedan conocer otros puntos de vista, otras culturas. Nuestro papel en la enseñanza es prepararlos para este salto. Si este proceso se hace con amor, con respeto, con sensatez, con paciencia, siempre habrá recompensa. No se trata por tanto en pensar en carencias, sino cultivar esta empatía, esta solidaridad, para construir los puentes necesarios con las personas que formarán parte de nuestra vida (hay tantas cosas por aprender y tantas personas maravillosas por conocer); y si resulta que en nuestro pueblo somos muchos los músicos que continuamos, entonces posiblemente no haya tantas carencias como pensamos. Eso sí, mejorar, siempre.

¿Crees que la gestión pública beneficia a nuestra profesión en el ámbito local?

Las instituciones públicas son imprescindibles. Si no funcionan adecuadamente, entonces hay que preguntarse las razones y corregir el rumbo. Por ejemplo, desde mi experiencia, he necesitado siempre de libertad para poder desarrollarme. En contraposición, tengo entendido que los docentes de los conservatorios públicos suelen sufrir bastantes limitaciones o cargas bastante cuestionables. Pero a groso modo estamos observando que en las últimas décadas vamos por un camino equivocado y me pregunto si seremos capaces de ser responsables y enderezarlo.

¿Cuál crees que podría ser tu aportación a Cieza desde el punto de vista de tu formación musical?

Lo primero, todas las personas pueden aportar algo, por mucha o poca experiencia que tengan. En mi caso, he tenido bastante suerte en contar en mi formación a grandes personalidades y ahora me siento capaz de transmitirlas, aunque aún queda por aprender. He desarrollado un camino que permite a niños de dos años leer las notas musicales desde la primera clase, una posición estable con fundamentos en la técnica Alexander, una mejora paulatina de la psicomotricidad basada en la reducción de los reflejos primitivos, ejercicios físicos que mejoran la consciencia interna de nuestro cuerpo, un amplio repertorio que va desde las cuerdas al aire hasta actualmente los conciertos de Mozart y Bruch; también la integración de nuevas tecnologías y la motivación efectivas, el diálogo con los padres y su participación positiva en las clases… Recuerdo que, un año después de empezar mis estudios del Método Suzuki, comenté a compañeros de nuestra región las excelentes herramientas pedagógicas con las que ahí se trabajan y lo asombrado que estaba por la evolución musical de los niños a tan temprana edad, la participación de los padres (totalmente involucrados y encantados de ver estos avances en sus hijos) y la gran red europea que este método disponía, destacando de ella una sobresaliente personalidad pedagógica en cada uno de sus profesores. Pero sobre todo hice hincapié en el potencial de nuestra joven sociedad murciana a esa edad, la viveza y las inquietudes que observo en nuestros niños desde hace tantos años. Quizás en ese momento planté una semilla en ciertas personas (al igual que lo hicieron conmigo), o las saqué de dudas o intensifiqué sus ideas educativas, pero la realidad es que ahora existen escuelas de violín para niños pequeños también en nuestra región y están teniendo un gran éxito. De hecho, el resurgir de la Orquesta de Aspirantes lo confirma. ¡Enhorabuena! ¡Bravo! Por otra parte, también podría ofrecer de forma altruista mis consejos y puntos de vista a los alumnos de violín, sin llegar a convertirlo en una masterclass (no me gusta el término). Espero que este festival sirva de altavoz a una propuesta ganadora: la educación musical temprana y la solidaridad honesta entre todos nosotros.

¿Qué ocupación profesional desempeñas actualmente?

Soy profesor de violín y teoría de la música. Doy clases a niños a partir de los dos años y he llegado a tener alumnos de más de sesenta años tocando La Follia de Corelli.

¿Cuánto tiempo dedicas a tu formación y/o estudio semanalmente? Impartiendo clases, unas treinta horas y en mi formación musical, quizás unas cuatro o cinco de forma constante, aunque depende también de los demás proyectos personales. El pasado mes de marzo amplié mis tablas de ejercicios (las piezas que deben superar mis alumnos) de 9 a 22, digitalizando todo el material y poniéndolo a disposición de forma online, para lo cual invertí unas siete horas diarias extra durante tres semanas.

¿Qué problemática observas?

Que a este paso, acabaré pidiéndome una vida o dos más. Me gustaría analizar y catalogar las partituras que tengo; acabo de empezar una colaboración con Ab Libitum (i-Musi) y pronto vendrá un proyecto pedagógico de obras para violín y piano; quisiera conocer en profundidad los reflejos primitivos, la metodología Willems y Gordon, mejorar mis líneas pedagógicas en las clases individuales y de grupo, integrar tantos conocimientos de los diferentes canales divulgativos de YouTube, llegar a los niveles de maestría de las personas que he conocido en estos últimos años… Ante todo, cuidar bien de mi hija, apoyarla y compartir sus decisiones, verla crecer.

¿Ha muerto la música clásica?

No, ni lo va a hacer nunca. Es bella, compleja, hunde sus raíces en la cultura y nuestra alma, es vasta, nos ayuda a formarnos como artistas en varios niveles y a desarrollarnos como personas sociales. Obviamente no me refiero únicamente al periodo clásico. Desde la Edad Media hasta nuestros días (algunos compositores necesitan más paciencia y comprensión que otros) infinidad de piezas y obras maestras dan forma a nuestra Historia.


¿Qué le dirías a alguien que quiere iniciarse en este mundo de la música de una manera profesional? (qué debería saber)

Lo mismo que para cualquier otro propósito: lo más significativo es ser honesto, solidario, buena persona. Es difícil. Tendrás mucho por lo que luchar y personas que buscarán aprovecharse, pero no pienses directamente en esta lucha ni en aquellas personas. Sigue adelante. Deja la puerta abierta a malentendidos, porque dar segundas oportunidades o perdonar es muy importante. Tú también te equivocarás, pero continúa con tus principios. Poco a poco, todos los días. Sé empático y escucha, porque existen muchas personas excepcionales que buscan lo mismo que tú. Dialoga con ellas. Ayuda en lo que puedas, aprende y comparte. Valora a tus amigos, aquellos que están ahí en momentos difíciles y que te hacen ver con calma tus errores. Haz política para defender una sociedad más justa con todos. Conocer nuestra historia es crucial. Escucha música, lee un poquito más y juega con los amigos a las cartas, al dominó, a tantos juegos de mesa. Disfruta de la naturaleza y respétala. Come y duerme bien. Cuídate.

Por último, ¿qué proyectos musicales tienes planeados para un futuro próximo? 

Con el tiempo afirmas lo que ya muchos han dicho: la vida es un tesoro que puede fácilmente convertirse en arena para acabar deslizándose entre tus dedos. A esta imagen un tanto melancólica le añadiría que, precisamente por eso, deberíamos hacer las cosas bien; porque conseguirlo, reconforta, anima el alma, rejuvenece. Así que más vale coger nota. Yo quiero sentarme al lado de personas honradas, sinceras, con vocación de compartir y mejorar. Todos tenemos deslices o nos equivocamos a la hora de comunicarnos; diría incluso que tenemos derecho a hacerlo para poder rectificar. Pero si sabemos que tenemos ciertos principios comunes, estoy completamente seguro que seremos capaces de hacer propuestas que impulsarán la iniciativa principal: continuar los deseos de las personas de las que tanto hemos recibido. Eso sí, como condición innegociable pediría un trocico de tarta de queso en cada reunión, esperando que sean muchas. 

Permitidme expresar en esta última línea mi más sincero agradecimiento a Don José María, un gran maestro y mayor persona que inspiró muchos de los pasos que hago en mi vida.

Con mucha ilusión y proyectos bajo el brazo, espero poder estar con vosotros en agosto. Hasta entonces, cuidaros mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: