Víctor Ruiz: “La competitividad en la música clásica se respira en el ambiente. Intentamos lidiar con ello y que no nos afecte en nuestra vida diaria”

Víctor Ruiz Molina es percusionista y de Blanca. Se formó en el Conservatorio Profesional de Música “Maestro Gómez Villa” de Cieza, finalizando en 2017 sus estudios en el Conservatorio Superior de Música de Murcia, disfrutando una estancia Erasmus en Academia Superior de Música Karol Lipinski en Breslavia (Polonia).
Ha colaborado con la Orquesta de la Universidad de Murcia, la Banda de los Conservatorios Municipales de la Región de Murcia, la Banda Sinfónica de la Federación de Bandas de la Región de Murcia y con la European Student Symphony Orchestra.

¿Cómo fue tu primer contacto con la música y con tu instrumento?

Pues la verdad es que fue por casualidad. En aquel entonces no había muchos percusionistas en la banda de música y me ofrecieron tocar este instrumento para ser, básicamente, cantera. Poco a poco me fui enamorando de la percusión… y hasta ahora.

¿Cuáles son los aspectos que destacarías de tu formación musical en Cieza?

Pues, principalmente, la cantidad de amigos que hice allí. Muchos de nosotros veníamos de fuera, y cuando teníamos un hueco entre clase y clase no podíamos irnos a casa a merendar, por lo que pasábamos la tarde allí, y la verdad es que tengo muy buenos recuerdos.

¿Consideras que está suficientemente valorada la música en Cieza? ¿Notaste alguna carencia en tu formación musical? ¿Crees que la gestión pública beneficia a nuestra profesión en el ámbito local?

Bueno, la música siempre podría ser mejor valorada de lo que es. En cuanto a carencias, la falta de material en los centros es mucho más visible en instrumentos como el nuestro, en el que dependemos de si hay una marimba, si hay una caja, si hay una batería o si hay dos o tres con las que puedes estudiar y dar clase a la misma vez. Por otra parte, claro, la gestión pública es la que está directamente relacionada con esto. También hay que decir que esta situación va mejorando con los años y las directivas de los centros hacen mucho para que esto ocurra.

¿Qué mejoras propondrías para reactivar el consumo de actividades en la localidad?

Pues apostar e invertir en iniciativas como, por ejemplo, este festival, que por desgracia este año no ha podido realizarse de forma física, pero seguro que en un futuro podrá llevarse a cabo y se irá consolidando como uno de los referentes culturales de la zona.

¿Qué ocupación profesional desempeñas actualmente? ¿Cuánto tiempo dedicas a tu formación y/o estudio semanalmente? ¿Qué problemáticas observas?

Actualmente soy profesor de percusión en la Escuela de Música de Blanca y también profesor de Música en el colegio San Vicente Ferrer en Murcia. ¿Tiempo para dedicarle a mi instrumento? Pues, el que puedo. Idealmente me gustaría estudiar un mínimo de dos horas diarias, ahora…, eso no siempre es posible. La problemática principal es siempre, siempre, siempre la gestión del tiempo. Ahora, es algo que los músicos intentamos sobrellevar.

La competitividad es un ‘leivmotiv’ en nuestra carrera, ¿has sido consciente de ella? ¿Cómo la has experimentado? ¿Cómo crees que puede afectar emocionalmente, sobre todo en la niñez?

La competitividad en la música clásica es un hecho, es algo que se respira en el ambiente. La he experimentado en concursos, la he experimentado incluso en clases del conservatorio o en conciertos. Claro, eso es algo que en edades tempranas puede ser muy problemático. Hay gente que se ha dejado la música por ello o la ha llegado a aborrecer totalmente. La mayoría de músicos intentamos lidiar con ello en nuestro día a día e intentar que no nos afecte en nuestra vida diaria.

¿Ha muerto la música clásica?

Bueno, pues espero que no, porque si no algunos tendríamos un grave problema. La verdad es que si se tiene en cuenta la media de edad en las salas de conciertos, pues sí que se podría decir que la música clásica decae, aunque creo que a la misma vez está sufriendo un proceso de reinvención a través de las redes sociales, a través de Internet… No creo que vaya a morir la música clásica.

¿Has pensado alguna vez en tirar la toalla y dedicarte a otra cosa?

Muchísimas veces, pero es algo que nunca creo que haga. La verdad es que un músico siempre vive bajo presión. Siempre hay una prueba, siempre hay una oposición…, pero merece la pena. La música siempre aporta mucho más de lo que te pueda robar o te pueda frustrar.

La música es un bien cultural imprescindible. ¿Qué valor positivo consideras que aporta un músico a la sociedad?

Pues un músico en la sociedad aporta sentimientos, aporta alegría, aporta tristeza… Aporta esas sensaciones que nos hacen diferentes de lo que puede ser una máquina.

Por último, ¿qué proyectos musicales tienes planteados para un futuro próximo?

Pues actualmente tenemos en el “horno”, por así decirlo, un pequeño proyecto mi compañero y amigo Ignacio Zapata y yo. Iremos informando en las redes cuando tome más forma. Y bueno, nada, aprovecho para recomendaros que veáis sus vídeos, porque merecen la pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: