Fulgencio Aparicio: “La música yo creo que está valorada, pero no lo suficiente. Creo que es algo que va muy ligado a las costumbres, con algo más popular.”

Fulgencio Aparicio Hernández es de Alcantarilla, realizó sus estudios superiores de violín en el Conservatorio Superior de Música de Murcia y después realiza un máster en Mons (Bélgica) junto a Wibert Aerts, tras acudir al Encuentro Internacional de Música de Cieza numerosos veranos. Actualmente estudia junto a Solenne Paidassi, concertino de la orquesta nacional de Bélgica.

Ha colaborado con Joven Orquesta Nacional de España, Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, Orquesta de Jóvenes de la Región de Murcia y Camerata de Murcia, entre otras.

¿Qué evento o proyecto musical de Cieza te ha marcado más en tu trayectoria hasta el momento y recuerdas con más cariño?

El proyecto que más me ha marcado de Cieza ha sido el curso de verano de los Encuentros Internacionales de Música de Cieza, con concentración en el Albergue de la Atalaya, allí en el río Segura, ya que llevo haciéndolo muchos años y tengo grandes recuerdos de él y de Cieza

¿Cómo fue tu primer contacto con la música y con tu instrumento? ¿Cómo lo recuerdas?

Yo empecé como en muchos casos, yendo a la escuela de música de mi pueblo por un amigo. Los dos con violín y poco a poco hasta llegar al conservatorio. Nada del otro mundo la verdad. Y hasta el día de hoy que sigo con el violín.

Recuerda la primera vez que te subiste a un escenario EN CIEZA, ¿podrías describir qué sensaciones te produjo?

La primera vez que me subí a un escenario en Cieza fue en el curso de verano y recuerdo con mucho cariño tocar en pequeños grupos de cámara y orquesta que se formaban durante el cursillo.

¿Crees que la música está lo suficientemente valorada en nuestra sociedad en general y en Cieza en particular? ¿Cómo convencerías a un vecino para que asista a un concierto?

Yo creo que está valorada, pero no lo suficiente. Creo que es algo que va muy ligado a las costumbres, con algo más popular. Debemos ser nosotros los que estemos ahí de algún animando e insistiendo para que poco a poco el ir a un concierto de música clásica se algo más normal, más común.

¿Cuál es tu unión emocional y relación con la música en nuestra localidad? Unido a esto, ¿qué destacarías del panorama cultural local y su música? Sin embargo, ¿consideras que se presta la suficiente atención a la música en Cieza?

En cuanto al valor emocional que me une a Cieza va ligado a todos esos cursos de verano que realicé allí, donde coincidía con las Fiestas Patronale de Cieza y el ambiente que se creaba tanto musical como festivo era muy agradable. 

En cuanto al panorama musical ciezano, conozco el teatro Capitol pero no estoy demasiado enterado de todo lo que se hace allí. Lo que sé es que no hay ningún tipo de ciclo de cámara que creo que sería algo esencial y sobre todo, atractivo tanto para los melómanos, como para los que no lo son tanto.

La cantidad de músicos ciezanos repartidos por todo el territorio nacional e internacional en Conservatorios, Orquestas, etc. es elevado. ¿Por qué crees que no se valora en la localidad?

En mi idea creo que va relacionado a las costumbres, a lo popular. Nosotros creo que no tenemos ese tipo de hábitos. Yo ahora que vivo en Bruselas, veo que aquí quizá, y en general en todo centro Europa, esa costumbres de ir a concierto de música clásica sí que está más en el día a día. Simplemente tenemos que mostrar que es algo divertido y productivo para que esas ganas que músicos y músicas, jóvenes y no tan jóvenes, tenemos de ir tocar, se vayan esparciendo y creando semilla.

La competitividad es un ‘leitmotiv’ en nuestra carrera, ¿has sido consciente de ella?, ¿cómo lo has experimentado? ¿cómo crees que puede afectar emocionalmente, sobre todo en la niñez?

En relación a la competitividad creo que es algo que aparece en todos los ámbitos de trabajo. Creo que una competitividad sana y nunca tóxica y que pueda herir, es algo positivo que te puede hacer crecer y evolucionar. Sin embargo es un terreno pantanoso que no todo el mundo puede ver y que obviamente, se debe respetar todo tipo de opinión.

¿Ha muerto la música clásica?

Yo creo que la música clásica nunca morirá porque siempre ha estado ahí y más hoy en día donde la tecnología está muy activa y avanzada en nuestros días. Hay muchas orquestas por el mundo y cada vez más, pero quizá sí que se debería dar un mayor valor, importancia y ayudas económicas para que nuestro sector y el de las artes en general, siga creciendo.

La música es un bien cultural imprescindible, ¿qué valor positivo consideramos que aporta un músico a la sociedad?

La música es un valor positivo y fundamental en nuestras vidas; quizá en este momento por el que estamos pasando, es un elemento de fuerza y apoyo moral, pero obviamente, desde mi punto de vista, ahora mismo y sin querer tirar piedras sobre mi tejado, hay otros ámbitos de mayor relevancia en la situación social que vivimos tales sea como la sanidad y la investigación que deben priorizar antes otras cosas. Sin embargo eso no quita que la música siga ahí dando ese apoyo que nunca dejará de ofrecer.

Por último, ¿qué proyectos musicales tienes planeados para un futuro próximo?

De momento me quedo aquí en Bruselas, ya que tenía varias pruebas aquí pero con la situación del virus, pues se han suspendido todas. Esperemos que después de verano volvamos poco a poco a la normalidad y a seguir trabajando y buscando nuevos proyectos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: